Con el objetivo de mejorar el desarrollo de las competencias de la infancia y la juventud en situación de exclusión social, así como de sus padres y madres, AMURADI-FAKALI ha desarrollado por noveno año consecutivo el programa CaixaProinfancia, una iniciativa financiada por la Obra Social "la Caixa" que alcanza su decimocuarta edicición en Sevilla y provincia.
 
Una excursión y una experiencia superdivertidas que recompensan los tres meses de excelente trabajo realizado en nuestros 16 GEA (13 de Primaria y 3 de Secundaria) en ocho centros educativos y cívicos de Sevilla, de los que se han beneficiado un total de 52 menores. Una actividad encaminada al desarrollo académico del alumnado en el contexto escolar, empleado igualmente para la mejora de las competencias básicas y la adquisición de conocimientos, pautas y acciones propositivas para el desarrollo personal de los niños y niñas a lo largo de 64 sesiones durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.
 
Hemos prestado atención a la diversidad y hemos respondido a las dificultades y necesidades de este maravilloso alumnado. Todo en aras de un bienestar personal fundamentado en un duro trabajo y una intensa terapia con la comunidad que han arrojado unos resultados del que nos sentimos especialmente orgullosas en AMURADI-FAKALI, una entidad que también tiene su razón de ser en el desarrollo y empoderamiento de las mujeres, especialmente las gitanas. Por eso, en el contexto del programa CaixaProinfancia, también hemos impartidos nuestros Talleres Terapéuticos Grupales (TTG), un modelo de acción social y educativa integral que ha contribuido de manera eficiente a cubrir mediante ayudas directas las necesidades materiales básicas y mejorar las oportunidades de desarrollo social y educativo de nuestra población diana, las familias gitanas.
 
A lo largo de las seis sesiones impartidas durante el último trimestre de 2021, 18 de nuestras mujeres han sido protagonistas de un modelo de acción social y educativa integral que ha incrementado sus oportunidades y las de sus familias mediante el trabajo en cuestiones básicas tales como la autoestima, la reflexión, las relaciones hijos/as y madres y su importancia, los hábitos saludables, la creatividad y las manualidades, la alimentación equilibrada y el ejercicio físico o el conocimiento de una misma y sus habilidades sociales. A través de la risoterapia, por ejemplo, con la que hemos despedido de una manera muy divertida y provechosa este primer período de trabajo anual.
 
Cubriendo, en definitiva, el triple objetivo de fomentar la parentalidad positiva, sensibilizar respecto a la dinámica relacional familiar, y prevenir hábitos o conductas de riesgo para la salud física y emocional de la familia en general, y los menores en particular.