Imprimir
Visto: 917

La Asociación de Mujeres Gitana y Universitarias, AMURADI y la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas, FAKALI, son organizaciones de carácter social que lleven trabajando por y para el avance social de la comunidad gitana desde hace más de dos décadas, poniendo el acento en la educación.

En la actualidad nos encontramos inmersos en una situación de emergencia social y sanitaria originada por el confinamiento ocasionado por el COVID-19, que ha afectado de forma directa al ámbito educativo especialmente en aquellas familias que tienen serias dificultades para acceder a los recursos telemáticos que se han convertido en estos tiempos, en la base de la enseñanza y el aprendizaje. Se ha evidenciado una clara brecha digital que está derivando en una brecha educacional. Conscientes de esta realidad desde AMURADI y FAKALI, nos hemos adaptado a las nuevas circunstancias mediante la puesta en marcha de distintas soluciones encaminadas a mitigar la mencionada situación.

Desde hace años y a través de distintos programas subvencionados por entidades públicas y privadas, colaboramos con el CEIP Orippo, centro educativo ubicado en una de las zonas desfavorecidas de la localidad sevillana de Dos Hermanas, en la que el Covid está afectando a la ya débil economía de las familias. En la actualidad, AMURADI, tras el Convenio suscrito con el programa CaixaProinfancia está desarrollando labores de refuerzo y apoyo educativo a los menores, que se han reinventado siguiendo por un lado las directrices marcadas por el colegio y la realidad de las familias de la zona.

En un primer momento el centro diseñó una página web a través de la cual estar en contacto con los niños/as y las familias y poder continuar así con la formación académica de los menores. AMURADI ha estado y está, en contacto con el alumnado a través de distintas vías de comunicación adaptadas, siendo el WhatsApp una de las más recurrentes, y a través de la cual se están enviando las tareas a través de fotografías, y recibiéndola de igual modo por el alumnado una vez que las han realizado.

Aunque valoramos el gran esfuerzo que han hecho las familias y los niños/as por poder seguir casi a diario dichas tareas, consideramos que es un desafío continuo ya que no disponen de los conocimientos y herramientas necesarias para poder trabajar como deberían, ya que no tienen ordenador, sólo disponen de un móvil o dos por familias numerosas, sin megas…. Es por ello que ambas entidades, trabajan juntas y coordinadas con el centro educativo, estimando la necesidad de modificar las actuaciones para garantizar la máxima implicación de los menores.

Desde hace dos semanas les hacemos llegar a las familias las tareas de todas las asignaturas de manera impresa, así como material escolar (lápices, gomas, sacapuntas, tijeras, pegamentos, colores, etc.) para poder llevarlos a cabo en sus viviendas. Se aprovechan las salidas que realizan las familias para el programa SYGA para repartir dicho material. Dicho reparto se hace entre una persona representante del colegio y la técnica de zona de AMURADI-FAKALI.

El planteamiento es poder seguir realizándolo mientras dure el confinamiento y así poder seguir trabajando con el alumnado más vulnerable evitando que la brecha educativa que ya existe se extienda mucho más.